Primary Menu
Hit Enter to search or Esc key to close
Blog thumbnail

Viajar es la cura a todos tus males así que hazlo cuando puedas.

Viajar es la cura a todos tus males así que hazlo cuando puedas.

Blog thumbnail

No siempre hacer un viaje implica invertir mucho, hay cosas muy sencillas en las que puedes encontrar grandes satisfacciones, sin necesidad de invertir tanto dinero.

Viajar es el secreto para curar todos los males, ya sean físicos, mentales o del alma, principalmente los males emocionales, que muchas veces son los causantes de un sinfín de enfermedades.

Al viajar o visitar otros lugares, países o ciudades, se tienen experiencias, se puede descubrir otras emociones y tener vivencias que te permiten aflorar sentimientos que muchas veces las palabras no podrán explicar, se quedarán demasiado cortas.

Contemplar un atardecer, descubrir la belleza de una flor asomándose por el sendero, encontrar la mirada tímida de algún pequeño animal que espera distraerte al quedarse quieto, maravillarte con colores y aromas inimaginables en la montaña… Estos, son momentos que ocurren cuando viajas y te permiten sentir que vale la pena estar vivo, mientras el estrés poco a poco va desapareciendo.

“Tener que viajar” puede ser a veces una obligación laboral, pero también es bueno para el corazón, la ciencia lo respalda. Existen estudios que indican que viajar reduce la posiblidad de un ataque cardíaco, gracias a la actividad física que se realiza, lo que reafirma que el corazón agradece está actividad.

Al viajar, la mente se mantiene activa, el cerebro también agradece el hecho de hacer maletas y tomar un vuelo lejos de la cotidianidad para tener nuevas experiencias, respirar otros aires. Puesto que, al viajar, se conocen otras personas, se puede incluso, aprender otros idiomas a través de la interacción con otras culturas y costumbres, dónde es posible descubrir nuevos rumbos, distintos horizontes, en fin, otros caminos; así tu mente evita atrofiarse.

Cada viaje nos deja una sensación única y distinta entre las demás. Descubrir lugares que solo veías en películas y poco a poco se van haciendo realidad trae consigo grandes emociones. Las personas que se conocen y los recuerdos de esas experiencias van cambiando tu vida por completo.

Cuando viajas tendrás muchas alegrías y a su vez muchas decepciones, pero de ellas aprenderás, esto es parte del camino y las adversidades siempre se superan, por lo que no debes privarte de tu derecho a salir, viajar y descubrir…

Por salud es bueno viajar ya que activa tu cerebro, lo mantiene alerta mientras recorres nuevos lugares ya sea que lo organices con tiempo o simplemente “agarres camino” con tu pareja, familia o amigos. Si es posible, intenta al menos una vez en la vida darte una escapada sin rumbo, no es necesario que vayas acompañado, puedes ir solo, la experiencia será fascinante y muchos la recomiendan, ahora incluso viajar con tu mascota es posible.

Así que, ahora ya lo sabés, quizá sueñes visitar París algún día, es un hermoso lugar, pero también, es posible sorprenderte en un viaje económico sencillo que te permita entrar en contacto no solo con el lugar si no con su gente y con su forma de vida, en tu país, en tu pueblo, en tu ciudad, esa que quizás ya no visitas, atrévete a disfrutar nuevas experiencias, a degustar comidas tipicas hechas por lugareños que por tradición han aprendido a preparar platillos insospechados. No necesitas visitar el restaurante más caro, muchas veces el verdadero gusto de las cosas está más al alcance de tus bolsillos de lo que creías…

Inténtalo, al menos una vez y te aseguro será una experiencia inolvidable.

Deja un comentario