Primary Menu
Hit Enter to search or Esc key to close
Blog thumbnail

Comasagua, un viaje de alturas y flores.

Comasagua, un viaje de alturas y flores.

Blog thumbnail

Un sitio privilegiado por su ubicación, se encuentra a tan solo 35 minutos de San Salvador, asentada en la cordillera del Bálsamo, su nombre en Náhuatl (Cutmatzahuat) sería: “Lugar donde abundan los venados”.

Solo el trayecto sobre la carretera que zigzaguea sobre las montañas es un espectáculo para los sentidos. A la entrada de nuestro destino se descubre lo que vuelve a Comasagua un lugar privilegiado por su posición geográfica y en especial por la altura, con una elevación de 1,100 msnm y desde cualquiera de los distintos cafés, restaurantes y miradores en una mañana despejada es posible disfrutar del desayuno con una vista única del norte y occidente del territorio, con el volcán de Izalco, el Cerro Verde y el volcán de Santa Ana de fondo; también se puede observar el volcán de San Salvador y sitios como San Andrés, Quezaltepeque, cerro de Guazapa y las montañas de Chalatenango.

Las calles del casco urbano son empedradas y muchas de sus casas de estilo colonial construidas con lámina repujada traída desde el extranjero. “Arte en Flor” brinda al visitante la oportunidad para echar a volar su imaginación y sacar el artista que todos llevamos dentro haciendo su propia artesanía guiado por mujeres emprendedoras que nos enseñaran a elaborar separadores, tarjetas o cuadros con flores naturales las cuales son secadas entre hojas de libros o guías telefónicas para mantener su color original lo que las convierte en una bella artesanía única en El Salvador.

Uno de los sitios inevitables en tu visita es el famoso Peñón de Comasagua, la caminata hacia el Peñón es de fácil acceso, el recorrido a pie se inicia desde una finca cercana, a partir de ahí el trayecto es de 1.5 kilómetros, un camino rural que tiene por paisaje una espléndida sierra. Al pie del Peñón hay una escalinata con 72 gradas que llegan hasta la cima; arriba, al llegar a la meta, la sensación de triunfo embarga todos los sentidos y se suma a la experiencia una vista de 360° del territorio salvadoreño principalmente hacia el sur, la majestuosidad de la costa salvadoreña en su totalidad, emblemáticas elevaciones como el volcán de San Vicente, cerro Las Pavas, cerro de Guazapa además del volcán de San Miguel.

Pero eso no es todo, con un clima convenientemente despejado se divisa incluso el volcán de Conchagua, es decir, parte del limítrofe Golfo de Fonseca; desde el Peñón se logra una vista de aproximadamente el 60% del país, desde aquí y con un tour guiado puedes disfrutar tanto del amanecer como del atardecer y te aseguro será una experiencia inolvidable que querrás repetir una y otra vez.

Si deseas acampar existe un lugar que ha acomodado un espacio para ello, Finca Santa Marta. Poco a poco la Finca ha ido agregando más rutas hacia otros destinos de varios niveles de dificultad para todo tipo de personas y edades, siempre en la línea del senderismo y el turismo rural como por ejemplo las pozas El Jícaro, una perfecta opción para refrescarse y conectar con la naturaleza en la montaña. Así se hace posible observar lo abundante de la flora y la fauna del lugar y si corremos con suerte, incluso, nos encontramos con un venado.

Además del área de campamento Finca Santa Marta tiene a disposición 2 cabañas tipo Bungalows con baño, ducha privada y terraza, abastecidas con energía solar, un salón de usos múltiples con capacidad para 50 personas, un área de descanso con hamacas y vista hacia el Peñón, una cocina típica rural, una plataforma de madera adecuada en un árbol que funciona como restaurante y senderos  donde se puede observar los árboles de café.

Algo que es digno de mencionar es su particular menú al puro estilo de la cocina salvadoreña, todo se prepara con ingredientes criados y cultivados en la zona y con los utensilios de la cocina tradicional como las características ollas de barro y el fogón a base de leña y carbón debido a que su intención es conservar los sabores típicos salvadoreños con ese toque hogareño y familiar. No puede faltar un buen café cultivado y procesado en la finca, secado al sol, empaquetado con el sello de Finca Santa Marta, la opción perfecta para terminar el día en Comasagua.

Deja un comentario